¿La moda indíca estatus?

30 Nov
¡Hola a todos! 

El verdugado es la estructura que le da la forma a las faldas de la mujer y ha tenido cambios a través de los siglos. En los siglos anteriores al XVII la estructura era de aros metálicos, al llegar al siglo XVII se dio paso a una bandeja que se llevaba encima de las caderas y resaltaba más la silueta llamada Tontillo. Como fueron eliminados los aros que daban la forma a la falda, la mujer tenía que llevar tres tipos de enaguas además de la bandeja. 1. Los tres tipos de enaguas eran: la modesta, la bribona y la secreta. Esta estructura daba como resultado la voluminosa falda tambor que se evidencia en el vestido a la francesa o en el vestido flotante. Fue un momento importante porque la mujer empezó a tener mayor libertad de movimiento en cuanto a la estructura. Aunque siga siendo esponjoso y recargado, es un vestido más suelto de la cintura y cadera; disminuye la estructura pesada, pero no el diseño recargado como tal.


Entonces, cuando  Daniela y yo observamos los peinados tan recargados nos preguntamos ¿será que al liberarse un poco de la cintura trasladaron el peso de la estructura al pelo? Pareciera que sí, los registros fotográficos de la época revelan no sólo diseño sino también estructura en el pelo: volumen, gran longitud, extensiones, pelucas, prótesis, abundancia de crespos, casi todo el pelo encaramado en la cima, perlas, plumas, pájaros artificiales, broches, flores, etc. Mantener el pelo así era símbolo de prestigio. La sociedad era un factor importante en la forma de vestir, ya no era suficiente impactar sólo con las faldas, se necesitaba de algo más: el pelo. 2. Creemos que si llevaban varios siglos asfixiadas por una estructura, no era tan difícil soportar incomodidad y sostener esos peinados. “Los productos se compraban en lujosos establecimientos y los peluqueros sustituirían a las sirvientas de la corte.” 3.

Nos podemos dar cuenta que importaba más el prestigio, la belleza y el estatus social que la comodidad. Por ejemplo Louis XIV (fundador de la moda) por su trauma de estatura creó los tacones de colores para estar alto y diferenciarse del tacón común con el color rojo.  Aunque debemos agradecer que hoy en día no contamos con modas tan incómodas como la del barroco, debemos resaltar la importancia que se le daba a la estética en esa época. En la actualidad ese valor se ha perdido, peinados extravagantes o muy “fashion” sólo se ven en las pasarelas. ¿No somos capaces de arriesgarnos por pena, o no está de moda arriesgarse? ¿Qué opinan?
Daniela y María E.
1. Boucher,François. “Historia del traje en occidente. Desde los orígenes hasta la actualidad” “Capitulo IX, El Siglo XVII”. Editorial Gustavo Gili, 2009.
2. http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/comunicacion/tesis29.pdf.   Página 92.
3. http://elhombreylaciudad-proyectoluisa.blogspot.com/
4.http://historiadeltraje.files.wordpress.com/2010/05/diapositiva24.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: